'Lady Gaga me enseñó a que no hay nada malo en ser como soy'

2016-04-25

comentarios



Hola.

Mi nombre es Karina Carrizosa, tengo 17 años y vivo en el Estado de México. Me alegra mucho compartir con ustedes mi historia, siempre he querido que otros Little Monsters la lean pero no me había armado de valor para escribirla sino hasta el día de hoy.

Yo siempre he sido muy tímida en la escuela desde que tengo memoria. Cuando nací me diagnosticaron un problema visual, estrabismo (desviación de un ojo), el cual fue la causa de que sufriera de acoso escolar. A los cinco años comencé a usar anteojos, lo cual era muy incómodo para mí y lo fue aún más cuando tenía que usar un parche en mi ojo para corregir dicho problema, pero tenía que acostumbrarme y ahora, aunque ya no use ese parche, tengo que utilizar anteojos.

Todo comenzó cuando entré a la secundaria. No tenía mucha habilidad para hacer amigos y sólo solía hablarle a dos amigas. Fue hasta los pocos meses que mis compañeros empezaron a burlarse de mí por usar anteojos y por mis altas calificaciones, me ponían apodos como «robotina», pero yo simplemente no hacía nada, lo pasaba desapercibido y los ignoraba. Pasaban los meses y los insultos empezaban a aumentar día a día, yo simplemente no entendía por qué se burlaban de mí si yo nunca me había metido con nadie, no hablaba con casi nadie. No sólo aumentaban la cantidad de insultos, sino también la crueldad en ellos, me decían «fea» o «nerd», pero era cada vez más difícil ignorarlos, esos insultos empezaban a dolerme más y más. Usar los lentes nunca me han favorecido, sin embargo tengo que usarlos todo el tiempo por indicaciones médicas.

En mi salón todas mis compañeras eran bonitas y yo las envidiaba por eso, simplemente me sentía cada vez menos ante ellas. Siempre mis compañeros las pretendían mientras yo sólo recibía insultos y exclusiones por parte de ellos. Yo era tan insegura de mí misma, no podía ver a nadie a los ojos, no hablaba, me odiaba profundamente, odiaba cada parte de mi físico, mis ojos, mi cuerpo, mi cabello, todo de mí... Cada parte de mí me acomplejaba y ni siquiera yo misma podía verme al espejo sin odiarme y darme tanto asco, era como si cada palabra que me decían mis compañeros para burlarse de mí me la creyera.


Mientras más avanzaba el tiempo los insultos se convertían en agresiones, desde jalones de cabello por parte de mis compañeros con el afán de molestarme hasta los golpes. En cierta forma yo trataba de defenderme cada vez que me insultaban, pensaba que la única forma era a golpes, grave error.

Me sentía terriblemente sola. Las pocas «amigas» que tenía en mi salón simplemente veían a lo que me enfrentaba día a día y no eran capaces de defenderme, o tan siquiera de darme un consejo al respecto. Era claro que yo no quería decirle a mis padres o a un profesor sobre lo que pasaba, tenía mucho miedo, tenía vergüenza.

Cada día que me despertaba y tenía que ir a la escuela simplemente deseaba con todas mis ganas ser invisible, que nadie me pudiera ver, para que así nadie me pudiera ofender ni lastimar. Simplemente no quería existir y nadie se daba cuenta de eso, ni siquiera mis propias amigas.

El único momento en el que me podía sentir tranquila y liberada era escuchando a Lady Gaga. Meses más tarde de haber lanzado Lady Gaga su álbum «Born This Way» fue cuando me di cuenta de que no estaba sola y que había muchos Monsters que se sentían igual que yo. Fue con la canción «Hair» con la que me sentí más identificada y por la que decidí no dejarme vencer... Pasaron los meses y lo que mantenía «viva» era la música de Gaga. Los insultos persistían, pero ya no tenían el mismo efecto en mí. Cada día era un poco más fuerte.



Fueron tres años de soportar apodos como «la bizca», «la robotina», «la cuatro ojos», humillaciones por parte de todos día a día, exclusiones, burlas cada vez que cometía un error, golpes cada vez que me intentaba defender, insultos en las redes sociales por parte de todos mis compañeros y de muchas noches llorando en mi cuarto tratando de darme ánimos a mí misma para seguir adelante diciéndome que todo iba a estar bien, que yo no tenía la culpa de lo que me pasaba, que iba a salir adelante, que pronto tanto dolor y sufrimiento iban a acabar. Han sido los tres años que jamás me hubiera gustado vivir.

En 2013 por fin terminé la secundaria y juro que jamás había sentido gran alivio en mi vida, sólo quería olvidarme de todo lo que había vivido en es infierno. Posteriormente entré a la preparatoria y conocí muchos amigos, amigos de verdad. Ahora, simplemente trato de que ningún problema de ese tipo me acompleje, ante ese tipo de situaciones lo que hago es cantar «Hair», porque no voy a cambiar lo que soy, así nací y nadie tiene derecho a burlarse de mí, esto es lo que soy.

Confieso que no he tenido la confianza de contarle a ningún amigo de confianza sobre esto, nadie sabe lo que viví en ese infierno, simplemente tengo vergüenza, no quiero que me juzguen o sientan lástima por mí.

Hace unos meses me armé de valor y le confesé a mis padres lo que pasé durante esos tres años en la escuela, era como si todo ese pasado me sofocara día a día y sentía que ellos tenían que saberlo. No pude contárselos en persona porque no sabía cómo iban a tomarlo, pero sí por medio de una carta... Respecto a eso, me entendieron, me brindaron toda su comprensión y apoyo, y fue ahí donde me dí cuenta que mi error fue no contarles al momento lo que estaba pasando, ellos me hubieran ayudado, todo hubiera sido diferente...



La música de Gaga me ha dado la fuerza día a día para seguir adelante y seguir todos mis sueños. Esa es la razón por la que NADIE entenderá por qué amo tanto su música y la idolatro tanto, es algo que sólo los Little Monsters entenderemos.

Todos los días me pregunto: «¿Qué hubiera pasado conmigo si no existiera Born This Way? ¿Seguiría aquí? ¿Hubiera tomado una decisión definitiva a un problema temporal?». Agradezco tanto que existan artistas como Gaga, simplemente es hermoso que transmita tan hermoso mensaje en su música. Sé que hay muchos Little Monsters que se encuentran en situaciones similares a como la que yo pasé, pero es IMPORTANTE recordar que todo tiene solución en esta vida y que siempre habrá alguien que te apoye, un amigo, tu mamá o tu papá y que te quiera tal y como eres, simplemente tienes que ser LIBRE.

El acoso escolar no debe dejarse desapercibido por nadie. Si hay alguien que sufre de acoso y tú eres testigo, ayúdalo, te apuesto a que no te gustaría que uno de tus seres queridos pase por ese sufrimiento.

Gaga me enseñó a que no hay nada malo en ser como soy, así nací. Ahora soy una chica con más autoestima y me valoro más (aún me cuesta trabajo), pero cada día lucho por salir adelante y su música es una de mis mayores inspiraciones

Disfrutemos cada día, vida sólo hay una.

GRACIAS DE CORAZÓN POR LEERME, GARRAS ARRIBA.

Si tu también quieres colaborar con OHHMYGAGA.COM y redactar tu propio post, escríbenos a contacto.ohhmygaga@gmail.com


Comentarios

¡Danos tu opinión!