Lady Gaga en la alfombra roja de la Met Gala de 2019

Temática “Camp: Notes on Fashion”

Noticias

2019-05-07

comentarios

Nuestra querida Mother Monster fue la encargada de inaugurar la alfombra roja de la Met Gala de 2019 en Nueva York con la , una que acompaña a la perfección ese lado estrafalario que le permitió exhibirse y mostrar esas locuras que siempre hemos adorado de ella y que pareció ocultar durante un tiempo durante la era Joanne.

Gaga dio comienzo a la gala con una de sus versiones más extravagantes: unas pestañas postizas doradas e infinitas, en mano un carrito de bebidas con sombreros rosas (marca Joanne) decorado con un letrero en el que ponía “House of Gaga” y, conjuntado con todo ello, un enorme vestido fucsia de varios metros de largo diseñado especialmente para ella por su amigo Brandon Maxwell.

Acompañada eso sí, por el diseñador (el cuál no se despegó de ella durante el recorrido) y por media docena de sus asistentes, los cuáles la ayudaron a sujetar el vestido y a poder subir las escaleras del Museo Metropolitano de Arte paraguas negro en mano. Aquí ya empezaron a surgir los comentarios estilo “Ha vuelto de nuevo a sus orígenes”.

A los pocos minutos, Maxwell le quitó el vestido dejando paso al segundo look de la noche: un vestido negro palabra de honor asimétrico y con una falda cauda en el lateral. Estuvo posando, caminando un poco más y dando unas cuantas vueltas hasta que se deshizo de ese segundo vestido para dejar paso al tercero.

Del vestido negro pasó a revelar el tercero, otro rosado fucsia volviendo así al color del primero. Con él podría hacer homenaje perfectamente a Marilyn Monroe en "Los caballeros las prefieren rubias", ya que el vestido era bastante similar. Pero lejos de quedarse quieta durante mucho rato, saca un teléfono gigante y empieza a hacer gestos como hacía en el vídeo de “Telephone”, ¿Quería dar a entender que en LG6 viene esa tan ansiada segunda parte del vídeo?

Pero ese no es el fin, ya que después de fingir una conversación telefónica y posar un poco más para unas cuantas fotografías y vídeos, se quitó el vestido para dejar paso al cuarto y último look de la noche: un conjunto de sostén y pantaletas negros con transparencias, acompañados por unas botas negras con enormes plataformas (estilo Gaga total), y la gran sorpresa, ¡Los anillos de compromiso de Taylor y Carino! Un total de cinco anillos entre los que se encontraban el anillo de Cristian Carino y el de Taylor Kinney.
Todo este look acompañado con gestos divertidos y pavoneos delante de las cámaras, como el momento en que acabó recostada en la alfombra antes de entrar a la gala.


Un total de cuatro looks distintos en un margen de escasos quince minutos que dejaron boquiabiertos a los asistentes, fotógrafos, paparazzi y al mundo entero por redes sociales y televisión.
Los cuatro diseños fueron obra del diseñador Brandon Maxwell, quien posó con ella en algún momento en la alfombra roja.

Además, según parece dio a entender en su última foto de Instagram que había dejado de depilarse para completar el look, quizá quiso tener tanto look distinto pero a la vez tan parecidos (en color por lo menos) para dar a entender al mundo su carrera estilística: está la parte que ve la gente, lo que no dudó en enseñar al resto desde un principio, y bajo eso, todo lo que había debajo, lo que es en realidad. Quizá quiso demostrar que la esencia de Lady Gaga no reside en las capas de ropa que lleve puestas, sino en ella misma.

Nosotros creemos que quiso dar a entender que, si alguna vez vuelve a “esconderse” entre ropa tan “estrafalaria” o tanta fantasía, será únicamente para momentos puntuales de su carrera, pero no de forma habitual.

¿Todo esto significó el fin de “Lady” y la resurrección de “Gaga”? ¿Creéis que tendrá que ver con LG6?

Posts relacionados

Comentarios

¡Danos tu opinión!